e-mail: deportescoria@coria.org

volver a la página deportes coria

lunes, 20 de febrero de 2017

ÉXITO DE PARTICIPACIÓN EN LA RUTA SENDERISTA "TORREJONCILLO-CORIA"

El domingo 19 de febrero, la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Coria organizaba la segunda ruta senderista de la temporada, la cual comenzaba desde la localidad de Torrejoncillo, y que por primera vez, tenía como finalización la misma población de Coria. A pesar la distancia de cerca de los 25 km con los que contaba la marcha, no supuso un obstáculo para reunir a más de 75 participantes procedentes de las localidades Plasencia, Torrejoncillo, Portaje, Tejeda, Riolobos y Coria.

A las 09:00 horas se iniciaba la ruta desde el mismo polígono de Torrejoncillo, donde varios de los participantes nos esperaban con sus vehículos propios para unirse al grupo. Tomamos el camino que se adentra en la dehesa de esta población con una mañana soleada pero que con la presencia de viento fuerte que nos acompañaría durante todo el trayecto. Pasando varias fincas de dehesa llegamos al primer punto de concentración coincidiendo con la ermita de “San Pedro”, a unos 5 Kilómetros de Torrejoncillo, y que surgió en torno a una leyenda según el cual el apóstol estuvo pescando en la charca de su nombre, en el arroyo “Rivera de Fresnedosa”. Una vez visitada por los más interesados, tomamos rumbo hacia el siguiente punto de reunión, pero esta vez paralelos al embalse de Portaje, es sin lugar a dudas, uno de los pantanos con mejor calidad de agua de todo el territorio tanto comarcal como regional. Tras ser bordeado llegamos a la ermita de la “Virgen del Casar” correspondiente a la población de Portaje, que según la tradición, la Virgen se apareció a un pastor en la dehesa de la Tejada, en lo alto de una encina, dejando su imagen grabada en las bellotas. También se dice que abandonó el pueblo de Casar de Cáceres, para ser venerada en esta dehesa de la Tejada, y de ahí proviene su nombre de "Virgen del Casar". Una vez reunido el grupo de senderistas nos acercamos a esta población para hacer la parada técnica del avituallamiento.

Recorrido la mitad del trayecto, partimos de las piscinas municipales de Portaje para adentrarnos, esta vez, en las proximidades de la dehesa Boyal de Mínguez, donde nos esperaba la sorpresa del día, con zonas pantanosas de agua y barro que obligaron a más de uno/a a mojarse los piés y botas. La bajada por la dehesa de Mínguez con la imagen de la ciudad de Coria al fondo era la panorámica más retratada por los aficionados a la fotografía que nos acompañaban en el grupo.

Despúes de seis horas y veinte minutos, sobre las tres y media de la tarde, se llegaba al punto de destino del Puente de Hierro, donde algunos de los participantes tenían que ser recogido por sus familiares al acusar la fatiga por los kilómetros acumulados durante la marcha.